Es importante tener en cuenta que al querer comprar un vehículo 0km, debemos conseguir el dinero de la manera mas cómoda. Hay varias formas en las cuales podemos tratar de financiar nuestra compra del vehículo; entre estas te podemos mencionar el uso de un plan de ahorro o la solicitud de un préstamo. De esta manera, a la hora de realizar una compra, esta la puede hacer a través de cómodas cuotas. Ahora, ¿cuál de estos dos métodos es el mejor para realizar la compra de un vehículo?; acá te lo explicaremos. Cada uno tiene sus pros y sus contras pero siempre alguno sera el más conveniente.

Plan de ahorro

Cabe destacar que los planes de ahorro dependen en gran parte de las principales marcas distribuidas en el país; además de que las cuotas son mucho menores a la cantidad de personas que estas poseen. Esto quiere decir que las cuotas que son mayores a 70, tienen más de 120 integrantes. Podemos destacar algunos como Plan Ovalo de Ford, Fiat Plan y Autoahorro Volkswagen; en donde muchos financiamientos pueden ser del 100% del costo del vehículo.

Las cuotas de los planes de ahorro no traen consigo intereses, pero aumenta con el valor del vehículo; es decir, que si aumenta costo en el tiempo también lo harán las cuotas. Hay diversas maneras de financiarse, pero las más utilizadas son los planes de cuotas. De esta manera el plan resulta mas eficiente para personas que no pueden enfrentarse a las cuotas de los préstamos.

El plan de ahorro es mucho mas flexible, lo que permite que se adapte a cada una de las necesidades de los clientes. Como ventaja, a las operaciones se le puede adjuntar la toma de un vehículo ya usado para disminuir el número de cuotas o el costo de estas. La unidad a comprar puede ser retirada  de manera anticipada teniendo una tasa del 0%. Esta también se puede cancelar, dejar de pagar para recuperar lo ahorrado, transferir, entre otras operaciones.

Préstamo

Los préstamos suelen financiar entre el 70% y el 80% del costo del auto, dentro del intervalo de 12 a 60 meses. Las tasas fijas y las cuotas son mucho mas altas que la de los planes de ahorro, pero el auto te lo entregan de inmediato.

Hay que recordar en todo momento, que el costo financiero total lleva incluido otros aportes; estos son los intereses de todos los gastos, comisiones, impuestos y los seguros que se van abonando. Los intereses que se deben pagar son más altos que los préstamos personales, siendo estos un agregado del 18% o 22%.

Es  un requisito fijo que te piden, presentar una nómina, pensión o un tipo de justificante de ingreso mensual; de manera tal que te permita optar por un préstamo y luego pagarlo. Y si el monto del vehículo es muy alto es muy probable que te soliciten alguno requisitos mas para la obtención del dinero.

 

Viendo estos detalles en cada uno de los métodos, se podría decir que los planes de ahorro son mas eficientes que los prestamos; y son mucho más fáciles de manejar económica y administrativamente.